dimecres, 2 de maig de 2012

Don Faustino y las rumanas del Caminàs (relato)



Don Faustino es un hombre de mediana edad de Castellón de la Plana. Tiene varias costumbres, como beber, comer y hablar mal de los inmigrantes, que están bien vistas entre sus amistades y familiares. También tiene otras que prefiere no comentar, si no es al cura en el confesionario. Entre estas últimas, está el visitar de cuando en cuando a las prostitutas que ofrecen sus servicios en el "Caminàs", un camino rural de la perifería de la ciudad.

Las prostitutas del Caminàs son todas inmigrantes irregulares. Don Faustino vota a un partido muy xenófobo y muy católico que, hace unos meses, ganó las elecciones generales y ahora gobierna con mano de hierro y tijera de podar. El partido al que vota don Faustino ha decidido negar la atención sanitaria a los y las inmigrantes sin papeles.


Estela es una prostituta sin papeles que trabaja en el Caminàs. Desde hace un tiempo sabe que es VIH-positiva. Las personas VIH-positivas que siguen el tratamiento de esta infección, no tienen habitualmente complicaciones ni infectan a nadie aunque hagan prácticas de riesgo.


En el Hospital General le han dicho a Estela que la Seguridad Social no va a pagarle el tratamiento, cumpliendo con las nuevas normas dictadas por el partido al que vota don Faustino.


Don Faustino irá esta noche al Caminàs y contactará con Estela. Don Faustino no imaginaba que su voto podía infectarlo por VIH